Pelotas de fútbol y formación en Formosa

¿Qué significa una pelota de fútbol para un chico argentino? Seguramente es parte fundamental de su vida, de su niñez. La pelota significa sueños de goles, partidos con amigos, momentos compartidos. Porque la pelota es juego y para un chico mucho pero mucho más. Y los chicos que asisten a la Casa Salesiana María Auxiliadora, de la ciudad de Formosa, no son la excepción. Porque allí, la pelota, también los llena de felicidad pero además les pinta una sonrisa que los hace olvidar, al menos por un rato, la dura realidad que viven. Por eso en los “picaditos” también se “prenden” las chicas, porque cuando la felicidad es grande contagia e invita.
Seguramente por eso 378 niñas, niños y jóvenes hicieron de esta Casa Salesiana su segundo hogar. Allí el padre Roberto Camusso y sus colaboradores les brindan alimentación, apoyo escolar, recreación y pautas de convivencia de lunes a viernes de 7 a 18 hs. Cuando los chicos se van, aparecen los jóvenes que asisten al Centro de Formación Profesional, donde aprenden carpintería, cocina, informática, electricidad y radio. Eso ocurre todos los días de la semana, de 18 a 20 hs.

Esos espacios tienen su equipamiento y la pelota de fútbol es la estrella pero, como es lógico, se deteriora con el uso. El Centro hoy necesita desde cubiertos hasta parlantes, telas, transformadores pero sobre todo, precisa pelotas de fútbol para poder seguir festejando goles y desparramando alegría.

La Obra Salesiana cuenta con algunos recursos propios que resultan insuficientes para cubrir la cantidad de acciones de promoción que se realizan. Por eso es preciso reunir $ 106.995,00. Parece mucho pero son apenas $ 282 por chico. Sin dudas, es la oportunidad de hacer un “golazo” a favor de ellos.