Una nueva escuela

Hablar de “nueva escuela” tiene varias acepciones. Y para tomar el tema con seriedad es necesario abordar los aspectos más relevantes. Aquí hay dos que nos ayudan a entender la magnitud de este desafío:

Por un lado, la “nueva escuela” necesita de un ambiente propicio. Y por otro lado, de un lugar adecuado.

Veamos con más profundidad: hablar de un ambiente propicio significa poder generar un clima que favorezca el estudio, sabiendo escuchar a los estudiantes y pudiendo incorporar, en mayor o menor medida, tecnologías que nos acerquen a los jóvenes y a ellos con el aprendizaje.
Y hablar de un lugar adecuado es tener instalaciones en buen estado, que los jóvenes puedan sentir la escuela como “su lugar”. Aunque parezca obvio, esta es una característica en la que a veces estamos en deuda por el paso del tiempo, el uso constante, la falta de recursos…

Entonces, ¿qué sería lo nuevo?

Lo nuevo estaría dado por dos cosas: La combinación de ambos factores, un buen ambiente y un lugar adecuado, y el cuidado de la centralidad de los jóvenes, dónde se enseña a partir de sus propias motivaciones. Como dice Dale Carnegie, un escritor estadounidense, “por más que me gusten las fresas con crema, cuando voy de pesca no pienso en lo que me gusta a mí, sino en lo que prefieren los peces, entonces no cebo el anzuelo con fresas con crema, sino con lombrices y saltamontes”. Del mismo modo cuando enseñamos tenemos que pensar cuáles son las motivaciones de los chicos y chicas, en lugar de la de los docentes y adultos.

Para ordenarnos

Cuando hablamos de “nueva escuela” deberíamos hacer una distinción entre lo urgente y lo importante. Lo urgente estaría dado por algo concreto, que aunque para algunos es obvio, no lo es, como tener un espacio en buen estado, un lugar adecuado para invitar a los jóvenes a aprender, más que para espantarlos.

Y lo importante, dado por el modo en el que queremos enseñar, con los chicos y chicas en el centro. Una manera que se construye día a día, cuando se conoce a los jóvenes y cuando ellos aceptan el nuevo modelo.