¡Somos Familia!

Cada hogar, escuela de Vida y Amor

“Ayudemos a las familias para que sean ‘espacio de vida’ donde los padres educan, en libertad, en el conocer y amar a Dios…

Todos tenemos la fuerte vivencia personal de que hemos nacido en una familia, con la belleza y limitaciones de toda familia, pero en definitiva en el seno de una familia. Familia que es esa realidad humana muy concreta donde se aprende el arte de la Vida y del Amor.

La familia está hecha de rostros, de personas que aman, hablan, comparten y se sacrifican por los demás en el seno de la misma, defendiéndose y defendiendo la vida propia y de los suyos a toda costa. Uno se hace persona viviendo en familia, creciendo, por lo general, con los padres, respirando el calor del hogar.

Es en la familia, en el hogar donde se recibe el nombre y por tanto la dignidad, donde se experimentan los afectos; donde se saborea la intimidad, donde se aprende a pedir permiso, a pedir perdón y a dar las gracias.

La familia también es la primera escuela para los niños, grupo de pertenencia imprescindible para los jóvenes y el mejor asilo para los ancianos.

En el aprendizaje a ser familia siempre hay errores que llaman a la humildad y a la comprensión, al perdón y a la misericordia. Todos tenemos derecho al perdón y derecho a perdonar para construir la familia y reconstruirse.

Las familias son escuelas de Vida cuando son una experiencia de Amor y donde se aprende a amar desde la gratuidad, lejos de ser un lugar donde se impone el peso de la ley. En este sentido, con mirada creyente, cada matrimonio y cada familia son una historia de salvación.”

P. Ángel Fernández Artime
Rector Mayor de los Salesianos